Skip to main content

Uno de los factores que marcan la diferencia en el exterior de nuestra vivienda es el hecho de disponer de una cocina instalada en la terraza o el jardín. En este artículo os detallamos los diferentes tipos de cocinas para el exterior disponibles en el mercado.

Al inicio de entrar a vivir a nuestra nueva casa, la gran mayoría de personas nos centramos en disponer de una zona de comedor. Buscamos rápidamente una mesa y unas sillas para poder hacer nuestras primeras comidas o cenas lo más rápido posible.

Al cabo de un tiempo empezamos a considerar la opción de introducir una zona de cocina que acompañe a la zona de comedor y así poder disfrutar de una experiencia completa. En definitiva, estar todos juntos en todo momento y así no interrumpir los momentos de disfrute.

Existen básicamente tres tipos de cocinas en función del material: la cocina de obra, la de aluminio y la de acero inoxidable.

Cocina de obra

Las cocinas de obra son cocinas de exterior hechas completamente a medida, en función del espacio y las preferencias del propietario. La estructura está construida siempre con ladrillo, pero los acabados pueden ser diversos. Los más utilizados son el rebozado pintado, el porcelánico, o con micro-cemento, entre otras posibilidades. Para las zonas de almacenaje se utilizan puertas de aluminio o madera.

Una de las ligeras desventajas de la cocina de obra con respecto a las de aluminio o acero, es que no tenemos la posibilidad de moverla de sitio en el futuro, deberá estar fija en la ubicación que escojamos de inicio, a no ser que realicemos una obra profunda.

Si quisiéramos incorporar una zona de barbacoa a la cocina de obra, tenemos dos posibilidades. Podemos optar por una barbacoa “encastrable”, es decir, dejar un hueco en la obra específicamente destinado a este uso e incorporar una barbacoa en él; o una barbacoa propia de ladrillo, siendo una extensión de la misma estructura de la cocina.

Cocina de aluminio

Este tipo de cocinas de exterior está diseñada de forma modular, es decir, tenemos la posibilidad de escoger entre diferentes partes ya prefabricadas y combinarlas en función de nuestros gustos y preferencias. Esta construcción en módulos nos permitiría mover la cocina de ubicación de forma relativamente sencilla.

Además de la parte modular, también existen diversas opciones de color para la estructura y generalmente incorporan una encimera de otro material diferente, como el neolith o el mármol, entre otras opciones. Cuando queramos incorporar una zona barbacoa, esta será siempre “encastrable”, formando parte de uno de los módulos.

Por lo que se refiere al coste, la cocina de aluminio suele ser la opción menos económica de las tres.

Cocina de acero inoxidable

El concepto es prácticamente el mismo que las cocinas de aluminio, con una estructura de base modular. La diferencia principal reside en que no tenemos la posibilidad de elegir colores para la estructura, dado que esta siempre tendrá color inox.

En general, todas las cocinas de exterior están compuestas normalmente por una zona de almacenaje, un fregadero y una zona de cocción, ya sea una barbacoa de gas encastrada o una barbacoa de carbón-leña. Y además, también tenemos la posibilidad de añadir un hornillo de gas.

Y tú, ¿ya te has decidido por la tuya? Para cualquier consulta sobre cocinas de exterior, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este link:

Contacto

Leave a Reply