Skip to main content

En este artículo te explicaremos los conceptos básicos de un jardín vertical, una de las tendencias crecientes de los últimos tiempos en cuanto a productos para el exterior de la vivienda.

Aunque el aumento de la popularidad de este sistema sea relativamente reciente, los primeros conceptos de plantas y jardines verticales se datan en miles de años antes de cristo. Pero no fue hasta 1938 cuando se patentó lo que hoy conocemos como jardín vertical.

En definitiva, un jardín vertical es, como su propio nombre indica, la colocación de una plantación en una forma opuesta a la comúnmente utilizada, en la que se utiliza una pared para sujetar todo el sistema. Generalmente se trata de una construcción ideal para el ámbito urbano, dado que permite aprovechar al máximo los pocos espacios disponibles en las ciudades.

¿Cuándo colocar un jardín vertical en alguna de las paredes del exterior?

Los principales motivos por los que se suelen instalar los jardines verticales son:

  • Decoración y aprovechamiento de una pared visible. Una pared grande en la terraza, el jardín o cualquier otra parte desaprovechada que queramos cubrir, son siempre una buena excusa para instalar un jardín vertical.
  • Integración de la parte exterior de una vivienda dentro de un entorno natural. Generalmente cuando disponemos de una vivienda unifamiliar y estamos rodeados de entorno natural, podemos “adaptar” el tejado o paredes de nuestra vivienda para integrarla en el paisaje natural de la zona.
  • Purificación del aire del entorno. Los árboles y plantas absorben Co2 y oxigenan el aire que respiramos. En este caso respecto a los jardines verticales y principalmente en las ciudades, donde los espacios son escasos, es un factor importante a destacar.
  • Obtención de verduras o plantas aromáticas cuando se dispone de un espacio limitado. Si no disponemos de espacio para instalar un huerto en nuestro espacio exterior, podemos optar por esta opción de jardín vertical y así obtener alimentos que nos sirvan para consumo propio. Siempre teniendo en cuenta que se obtendrán cantidades limitadas de lo que decidamos plantar.

Tipos de jardines verticales

Jardín vertical con plantas artificiales

La colocación de un jardín vertical con plantas artificiales suele tener un motivo principalmente decorativo, mejorando fácilmente la estética de una pared y dotándola de un aspecto verde y natural.

Las principales ventajas de este tipo de instalaciones son la polivalencia de colocación, ya que se pueden colocar tanto en espacios exteriores como en espacios interiores, y la nula necesidad de mantenimiento.

Jardín vertical con plantas naturales

El hecho de decantarse por la alternativa natural, implica una predisposición a realizar el cuidado y mantenimiento de las plantas elegidas para formar el jardín vertical. En función de las dimensiones de este, nos será de mayor o menor dificultad realizar este mantenimiento.

Cuando instalamos plantas naturales, podemos utilizar tanto plantas con un fin únicamente decorativo, como plantas destinadas también a obtener algunos vegetales para consumo propio. Los vegetales escogidos deben ser de dimensiones reducidas.

¿Tienes dudas sobre jardines verticales? Para cualquier consulta puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este link:

Contacto