Skip to main content

En este artículo vamos a analizar los puntos importantes al instalar un huerto urbano en la terraza o el jardín: los diferentes tipos existentes, los cultivos más habituales y algunas recomendaciones básicas de mantenimiento y cuidado.

Existe una concienciación creciente en la sociedad acerca del cuidado y el respeto al medio ambiente y la sostenibilidad de los recursos que tenemos a nuestra disposición. Una de las formas más populares y fáciles a través de la que podemos aportar nuestro granito de arena es la de instalar un huerto urbano en nuestra terraza o incluso destinar una parte del jardín a este mismo uso.

¿Qué son los huertos urbanos?

Podemos definir los huertos urbanos en vivienda particular como espacios específicamente destinados y adaptados para albergar el cultivo de frutas, verduras, hortalizas, hierbas medicinales o plantas aromáticas.

Estos espacios los podemos crear de dos maneras diferentes. La manera más fácil es utilizar la misma superficie de tierra de nuestro jardín y en ella plantar directamente lo que hayamos escogido. Por otro lado, también existe la opción de utilizar una mesa de cultivo hecha, generalmente, con una estructura de madera.

Opciones

Para crear un huerto urbano, podemos encontrar diferentes tipos de estructura con diferentes materiales. Lo común en todos los tipos que podemos encontrar en el mercado es que generalmente suelen tener un tamaño pequeño o mediano, ya que están pensados para ser ubicadas en las terrazas.

En base al tipo y la forma de la propia estructura existen los huertos verticales, los huertos de suelo en escalera o las mesas de cultivos. Nos decantaremos por un tipo u otro en función del espacio que dispongamos y nuestros gustos.

En cuanto a materiales, las estructuras más vendidas son las de madera, pero también las podemos encontrar de polipropileno o metálicas.

Cultivos más populares

Por el tamaño que tienen, la facilidad de cultivo y la recurrencia con la que los solemos comer, los alimentos que más se suelen plantar son la cebolla, lechuga, zanahoria, tomate, berenjena, pimiento, pepino, espinaca, fresa, ajo y habas. Además de estos, también podemos incorporar plantas medicinales o hierbas aromáticas.

Mantenimiento y cuidado

Uno de los puntos importantes al instalar un huerto urbano es su cuidado. Existen diversos aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de realizar el mantenimiento de los productos cultivados:

  • Adaptar el riego a los productos plantados. Es decir, tener en cuenta que en función de lo que cultivemos necesitaremos una mayor o menor cantidad de riego.
  • Considerar las temporadas correctas de los alimentos para tener una plantación óptima.
  • Plantear la opción de incorporar un riego automático, con el que facilitaremos el mantenimiento y evitaremos equivocaciones, olvidos y riegos en exceso o defecto.

Principales beneficios de instalar un huerto urbano

Los principales beneficios que tienen los huertos urbanos son:

  • Cultivo propio de los alimentos de forma natural sin la utilización de pesticidas.
  • La duración de los alimentos es mucho mayor si los tenemos plantados en un huerto urbano que si los compramos y los guardamos en el frigorífico. Dentro de los márgenes de tiempo que nos permite cada alimento, podremos disponer de ellos según los necesitemos.
  • Aporte de CO2 limpio al entorno.
  • Cuando hay pequeños en casa, el aprendizaje que adquieren acerca de las características de lo que están cultivando y su satisfacción cuando recogen el fruto.
  • Potenciación y concienciación acerca de los beneficios de la agricultura local.

En el lado de los inconvenientes, el hecho de tener que realizar un mantenimiento y cuidado de forma permanente es un factor importante a tener en cuenta.

Y tú, ¿ya te has decidido a instalar un huerto urbano? Para cualquier consulta sobre plantas puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este link:

Contacto