Skip to main content

La tarima de exterior es uno de los productos de exterior que mayor popularidad ha ganado en los últimos años. Y es que su facilidad de instalación nos permite darle un cambio de imagen a nuestra terraza o jardín sin necesidad de realizar ningún tipo de obra. Una de las decisiones más importantes y a la que esperamos que este artículo os ayude, es a escoger entre los diferentes tipos de tarima de exterior que existen en el mercado.

Existen multitud de factores a tener en cuenta más allá del color o el precio, como el tipo de material, el mantenimiento que deberemos realizar o las texturas.

Una de las características principales de este material es su versatilidad de espacios. Y es que no es un material únicamente reservado para grandes jardines, sino que podemos instalarlo en cualquier espacio exterior de cualquier tamaño.

Veamos a continuación los diferentes tipos de tarima de exterior que existen en el mercado y sus principales particularidades, separadas en dos grandes bloques. La tarima de madera natural y la tarima de madera sintética (también llamada tecnológica o composite).

Tarima de madera natural

Dentro de las maderas naturales podemos encontrar diferentes tipos. Según la durabilidad que queramos o la zona donde se quiera instalar será más conveniente una u otra. Los tipos de madera natural más instalados en el exterior son ipe, teca, iroko, cumarú y bambú.

Cuando se decide instalar una tarima de madera natural y queremos que mantenga las mismas propiedades durante años, es importante tener en cuenta que requerirá de un mantenimiento continuo. El nivel de mantenimiento irá en función del tipo de madera y de la exposición e incidencia del sol en la zona en que vivamos.

Tarima de madera sintética

La tarima de exterior sintética, también llamada comúnmente como composite o tecnológica, es un tipo de suelo compuesto por materiales reciclados. Los distintos tipos de material sintético se diferencian entre ellos según el porcentaje de madera natural y polímeros en su composición.

A grandes rasgos, un suelo de tarima sintética requerirá un menor mantenimiento y, por tanto, menos dolores de cabeza que una madera natural. Eso sí, aunque el aspecto de los materiales sintéticos ha evolucionado considerablemente durante los últimos años, todavía no llegan a transmitir la misma calidez que las maderas naturales.

Los dos tipos principales son la tarima sintética alveolar y la encapsulada.

¿Te has quedado con dudas? Para cualquier consulta sobre los principales tipos de tarimas que existen, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este link:

Contacto