Skip to main content

La barbacoa es probablemente el elemento de exterior más popular que existe en todo el mundo. Es un producto imprescindible que tiene que formar parte de toda terraza o jardín porque su función va más allá del simple cocinado de alimentos.

Y es que todos hemos tenido o tenemos varios grupos de Facebook o whatsapp que contienen la palabra “BBQ” en el nombre del grupo. La barbacoa cumple una función familiar y una función social y nos facilita la generación de momentos sociales junto a más personas. En definitiva, se utiliza como elemento central sobre el que llevar a cabo cualquier evento en el exterior de la vivienda.

Existen diferentes tipos de barbacoa y se pueden diferenciar utilizando diferentes criterios. Las principales características por las que se diferencian las barbacoas son el tipo de combustible con el que se enciende o si permite su movilidad o no.

Tipos de combustible en una barbacoa

El tipo de combustible que utiliza una barbacoa es una característica básica en la elección de la barbacoa. A la hora de escoger, lo haremos entre barbacoas de carbón, leña, de gas o eléctrica.

Las principales diferencias entre ellas residen en la forma de cocinar los alimentos, la posibilidad de regular la temperatura, la rapidez de cocinado, la facilidad de limpieza posterior y la tranquilidad por el control del fuego.

  • Forma, tiempo de cocinado y regulación de temperatura: Una barbacoa de gas o una barbacoa eléctrica permiten mantener temperaturas más estables que la barbacoa de carbón o la de leña y por tanto cocinar los alimentos con una mayor rapidez. Un punto muy a favor es que permite regular esta temperatura y escoger el punto exacto al que queremos calentar los alimentos.
  • Facilidad de limpieza: Las barbacoas de gas y las barbacoas eléctricas son más fáciles de limpiar que la barbacoa de carbón o la de leña, en la que tenemos que recoger los restos y generalmente suelen esparcirse por los alrededores de la barbacoa.
  • Control del fuego: En las barbacoas de gas y las eléctricas podemos regular la temperatura y por tanto es más fácil controlar el nivel de fuego que aplicamos, y eso nos da cierta tranquilidad en cuanto a escapes o descontrol del fuego.

Por otro lado, una barbacoa de carbón o leña siempre impregnará a los alimentos un sabor característico, que no conseguiremos con una barbacoa de gas o una eléctrica.

Barbacoa fija o portátil

En función del tipo de construcción, podremos escoger entre una barbacoa fija, también llamada barbacoa de obra, o una barbacoa portátil.

La mayoría de las barbacoas fijas son barbacoas de obra, que generan el calor a través de carbón o leña. Normalmente se suelen colocar en exteriores espaciosos en los que no tenemos que plantearnos el uso de una barbacoa portátil para aprovechar mejor el espacio. De hecho, esta es la gran ventaja de las barbacoas portátiles, su movilidad en temporadas en las que no utilicemos la barbacoa de una forma recurrente y, por tanto, la facilidad de destinar el espacio que ocupa para otros usos distintos.

La barbacoa como ritual social

La utilidad de la barbacoa va más allá del cocinado de los alimentos y algunas personas le atribuyen una categoría de “ritual social” cuando se unen con familiares o amigos para hacer una.

En este contexto y con el afán de no perder el aspecto más tradicional del ritual, normalmente optan por barbacoas de carbón o leña, en los que los tiempos de espera son más lentos y el cocinado del alimento tiene un sabor más especial. Este hecho les permite estar más tiempo con las personas, ya que todo el proceso de cocinado se hace más lento.

Principales tipos de barbacoa

Una vez explicada esta diferenciación en función de cada característica, los tipos de barbacoa que tendremos a nuestra disposición y sobre las que deberemos escoger durante el proceso de compra serán las siguientes:

Barbacoa de obra

Ya comentada anteriormente, es una barbacoa construida a medida, fija e integrada en el exterior. Está pensada para exteriores espaciosos en los que no tenemos problemas de espacio. Como combustible puede utilizar leña o carbón.

Barbacoa de carbón portátil

Las barbacoas de carbón son normalmente las más básicas y las que tienen un precio más asequible. Suelen utilizarse para exteriores pequeños o en casos en los que su uso sea muy esporádico y no se quiera invertir en una opción más avanzada. Además, las dimensiones de la barbacoa hacen que también sea una buena opción cuando tengamos previsto transportar la barbacoa a diferentes lugares.

Por otro lado, el recogido y la limpieza de una barbacoa de carbón es siempre una tarea más tediosa que con el resto de barbacoas.

Barbacoa de gas portátil

Las barbacoas de gas son un nivel más avanzado dentro de las barbacoas portátiles. Actualmente se fabrican multitud de modelos diferentes en los que puedes incorporar múltiples opciones. Los complementos con los que se fabrican, tales como bandejas auxiliares y otros recipientes, permiten que la utilización de estas barbacoas sea fácil y cómoda.

Generalmente incorporan una bandeja inferior de fácil acceso que facilita la extracción de los restos generados durante el proceso de cocinado.

Barbacoa eléctrica portátil

Con un concepto similar a la barbacoa de gas, pero no necesita bombona de butano para su uso y únicamente la tendremos que enchufar a la corriente. El cocinado en este tipo de barbacoa es similar al de una plancha y por tanto no suele ser tan potente como el resto.

Nuevas tendencias en barbacoas

Un concepto curioso y un tanto raro de encontrar son las barbacoas solares. Este tipo de barbacoas generan calor únicamente con la exposición a la radiación solar, mediante paneles que permiten captar la energía y almacenarla en una batería. Es una alternativa ecológica, ya que no utiliza gas, carbón ni electricidad.

En definitiva, si estás pensando en hacer un proyecto de la terraza o el jardín de tu casa y quieres poner una barbacoa, contacta con nosotros a través del siguiente formulario y te ayudaremos.

Contacto