Skip to main content

¿Ha llegado el momento de instalar un césped artificial nuevo o cambiar el existente? Y además, ¿tienes niños, perros o gatos en casa y quieres estar seguro que el césped elegido sea cómodo y no les ocasione ningún problema? En este artículo te explicamos algunas claves que te ayudarán en este proceso de decidir el tipo de césped más idóneo.

Cabe decir que actualmente la gran mayoría de los céspedes artificiales pasan controles de calidad y se fabrican con materiales aptos para poder ser comercializados. Pero más allá de las certificaciones, deberíamos tener en cuenta varios aspectos clave que pueden provocar problemas una vez instalemos el césped en nuestro exterior, especialmente si tenemos niños o mascotas en casa.

En estos casos, debemos tener especial cuidado y elegir el tipo césped a conciencia. Existen diferentes características y propiedades en las que podremos fijarnos para estar seguros que hacemos una elección correcta.

¿Qué aspectos de un césped artificial pueden ser incómodos para los niños y mascotas?

A la hora de comprar un césped e instalarlo, pueden surgir los siguientes problemas, que serían más graves si encima tenemos pequeños o mascotas en casa.

  1. Un césped cuyo pelo no esté bien cosido a la base y se suelte al estirarlo.
  2. Sobrecalentamiento y sensación de quemazón al pisar.
  3. Sensación de pinchazo al pisar.

Algunos de estos problemas surgen como consecuencia de la calidad del propio césped y otros surgen por el simple hecho de ser un césped artificial. En particular, un césped mal cosido o un césped que provoque sensación de “pinchazo” al pisar, son problemas que podremos resolver a la hora de hacer la elección inicial, escogiendo un césped de mejor calidad o con unas características diferentes. Mientras que el sobrecalentamiento del césped es un hecho que podemos intentar paliar con acciones preventivas, pero no eliminar. Todos los céspedes artificiales se calientan, en mayor o menor medida, cuando el sol proyecta sobre ellos.

¿Qué características debo tener en cuenta para escoger un césped artificial con niños o mascotas en casa?

Nuestro objetivo en este caso está claro. Buscaremos un césped que nos proporcione una delicadeza especial y con el que evitemos todos los puntos mencionados en el apartado anterior. Para conseguir este objetivo, aconsejamos lo siguiente:

  • Realizar una prueba inicial estirando el pelo del césped artificial

Si el césped es de buena calidad generalmente no tendremos este problema, pero es algo que podemos verificar fácilmente cuando vayamos a realizar la compra. Por tanto, una primera prueba interesante sería la de asegurar-nos que no podemos arrancar los pelos del césped cuando los estiramos.

  • Escoger la forma de pelo idónea

En este link al post sobre césped artificial se explican en mayor detalle todas las formas diferentes de pelo que podemos encontrar en el mercado.

Para este caso, se recomienda que el pelo tenga forma de rombo, también llamado punta de diamante, o forma de S. El resto de formas (principalmente la forma de “C”, forma de “I” y forma de “W”) de pelo no son peores que las mencionadas, simplemente dan una sensación de pisada similar a la de césped recién cortado. Es decir, provoca una sensación que “pincha” más con respecto al resto de formas.

Por otro lado, la altura del pelo del césped también influye en la comodidad de la pisada. Por ejemplo, para una zona de juego de niños se recomienda una altura de unos 25mm o máximo 30mm. Alturas más altas pueden provocar demasiado hundimiento de pisada y, por tanto, cierta incomodidad al realizar los movimientos.

  • Colocación del césped

Con el fin de mitigar la sensación de quemado a la hora de pisar el césped, tenemos diversas alternativas que nos pueden ayudar. Estas acciones son siempre acciones que nos ayudan a la prevención, pero no conseguirán eliminar esta sensación por completo. Una de estas opciones es intentar colocar el césped en una zona de la terraza o el jardín donde la incidencia del sol sea menor que el resto de las zonas.

  • Riego previo del césped

En los meses de calor o cuando la incidencia del sol es significativa, podemos regar el césped unas horas antes para refrescar la superficie y aliviar la temperatura de la superficie.

  • Aplicar una capa de arena de sílice sobre el césped artificial

Dependiendo del lugar donde se instale el césped artificial, podemos optar por la colocación de una capa de arena de sílice. El sílice es un compuesto natural que se puede encontrar en diferentes formas, aunque en este caso lo utilizaremos en forma de granos de arena. Es un compuesto no tóxico e incoloro y permite paliar la temperatura del césped artificial e incluso aportar un punto de frescor.

Se suele utilizar en césped artificiales colocados en jardines donde generalmente no existen problemas de desagües, aunque también se puede colocar en terrazas.

 

Si quieres estar seguro de hacer una buena elección del césped artificial y necesitas asesoramiento profesional, ponte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario y te ayudaremos.

Contacto