Skip to main content

Todas las personas que alguna vez nos han contactado para que les ayudemos a diseñar una nueva terraza o un nuevo jardín tienen un mismo denominador común, y es que todas quieren llevar a cabo esta reforma para satisfacer a sus familias y amigos.

Claramente la frase anterior requiere de ciertos matices. En la mayoría de ocasiones, la idea inicial de realizar una reforma en el exterior de la vivienda nace de una sensación de desaprovechamiento por parte de sus propietarios y propietarias, que ven en esta zona un potencial enorme a la que todavía no han sabido sacarle partido y se plantean hacerlo de una vez por todas.

Esa sensación de desaprovechamiento viene habitualmente promovida por conversaciones en pareja como “tenemos una zona exterior muy grande y la tenemos abandonada, no hacemos nada en ella” o “podríamos celebrar el cumpleaños en el jardín, pero mira como lo tenemos, …”. Estas son frases habituales en las que solemos involucrar a la familia o los amigos y pensamos en las cosas que haríamos con ellos si tuviésemos una terraza o un jardín preparados.

La cocina exterior y la zona de comedor como elementos centrales

Una de las áreas del exterior que mayor interés de reforma y acondicionamiento del espacio despierta es la zona de comedor y cocina. Esto es así porque la mayoría de los eventos que celebramos en el exterior de nuestra vivienda tienen como objeto principal una comida o una cena con familiares o amigos y el comedor y la cocina exterior actúan como elementos centrales.

Tipos de cocina para exterior y principales características

Existen diferentes tipos de cocina de exterior, a elegir en función del tipo de construcción y material utilizado. Principalmente podremos escoger entre cocinas de obra, de aluminio o de acero. En este post explicábamos con mayor detalle los tipos de cocina de exterior.

De forma resumida:

  • Cocinas de obra: son cocinas hechas completamente a medida, en función del espacio disponible y las preferencias de cada persona.
  • Cocina de Aluminio: diseño por módulos prefabricados que podremos combinar según nuestras preferencias. Permite elección de diferentes colores para la estructura.
  • Cocina de acero: concepto similar a la cocina de aluminio con un sistema modular. Sin posibilidad de elección de colores.

¿Cuándo podremos colocar una cocina exterior en nuestra terraza o jardín?

Existen algunos condicionantes que deberemos tener en cuenta a la hora de evaluar la posibilidad de instalar una cocina en la zona exterior.

El principal factor a analizar es el espacio disponible en nuestro exterior. Si tenemos un espacio exterior muy reducido, seguramente es de mayor utilidad destinar esta zona a otro uso diferente y utilizar una barbacoa móvil cuando lo necesitemos.

Otro factor que no es un condicionante pero sí aconsejamos tener en cuenta es la cercanía de los vecinos con nuestra terraza o jardín. Si la cocina exterior la vamos a colocar pegada al exterior de otro vecino y la usamos recurrentemente, podemos tener discusiones habituales acerca de los humos. Así que simplemente aconsejamos evaluar inicialmente este aspecto para tomar una decisión.

 ¿Es realmente útil disponer de una cocina en el exterior?

La respuesta es, depende de cada caso.

Si los puntos comentados en el apartado anterior no son un problema, tendremos que poner en la balanza diferentes factores para decidir si nos interesa colocar una cocina de exterior en nuestra terraza o jardín. En general, si hacemos comidas o cenas esporádicas en el exterior y para pocas personas, probablemente no salga a cuenta llevar a cabo la inversión inicial.

Ahora bien, si en vuestro hogar es habitual celebrar eventos con familia y amigos de forma recurrente, instalar una cocina en la zona exterior es la opción más acertada y tiene múltiples ventajas.

Ventajas de disponer de una cocina exterior

En primer lugar, disponer de una cocina en el exterior aporta un grado superior de comodidad, tanto para el anfitrión como para los invitados. Toda la actividad relacionada con la comida o la cena se realiza en el mismo espacio y eso permite que haya una interacción permanente entre todas las personas.

Otra ganancia clara en comodidad se produce en el caso que la cocina interior esté muy lejos o en otra planta distinta a la zona exterior. Por lo que disponer de una cocina exterior evitaría muchos tránsitos incómodos.

También permite una correcta separación de los espacios. Cada zona de la vivienda se destina a un uso y no mezclamos el interior con el exterior. Hay familias que tienen muy marcados estos dos espacios, con el interior para el día a día y el núcleo familiar, y el exterior para el disfrute y los eventos con familia y amigos.

En muchos casos, el tipo y la forma de cocinado cambian en una cocina de exterior a la de una cocina en el interior. ¿Por qué? Generalmente porque los elementos de la cocina exterior tienen mayores dimensiones, dado que incorporan una barbacoa o disponen de unos fogones grandes, preparados para utensilios con los que cocinar para varias personas.

Otra ventaja es la limpieza. Recoger todos los utensilios y recipientes utilizados durante la comida o cena y llevarlos al interior puede llegar a ser incómodo en algunos casos, dependiendo de las distancias. La cocina exterior permite dejar toda la tarea de limpieza en el exterior y, además, el tipo de material suele ser más fácil de limpiar que en el interior.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, si crees que instalar una cocina exterior en tu terraza o jardín podría ser una buena opción, contáctanos y te ayudaremos. Somos una empresa dedicada al diseño y ejecución de todo tipo de obras de exterior:

Contacto