Skip to main content

En el post acerca de la importancia de la calidad y la funcionalidad en la elección del mobiliario de exterior, reforzamos la idea de la influencia de un buen material en la durabilidad y la resistencia de los muebles. Este hecho tiene más importancia en la elección de materiales para la zona exterior de la vivienda que para la zona interior, dado que estos últimos no están expuestos permanentemente al sol o inclemencias meteorológicas. Pero además de la elección inicial de un buen material, es muy importante realizar el correcto mantenimiento del mueble a lo largo del tiempo.

A continuación se detallan algunas consideraciones que podemos llevar a cabo para alargar la resistencia de nuestros muebles de exterior. Estos apuntes y consejos nos pueden ser útiles tanto en el momento de compra de los muebles para saber el mantenimiento que requieren, como a posteriori cuando ya tenemos los muebles y queramos saber un poco más acerca de lo que podemos hacer para extender su vida útil.

Muebles de fibra o madera natural

Los muebles de fibra o de madera natural son muebles de apariencia agradable y robusta y siempre tienen un color característico. Por otro lado, como cualquier mueble hecho de un material natural situado en el exterior, necesitan cierto mantenimiento para conservar sus colores, las propiedades del material y por tanto extender su durabilidad.

En primer lugar, es aconsejable colocar este tipo de muebles en zonas techadas del exterior, como por ejemplo un porche, y evitar su exposición permanente a sol y lluvia. De esta forma evitaremos que las fibras y la madera sufran un rápido deterioro.

Por otro lado, incluso si los situamos en una zona cubierta, es conveniente realizar el mantenimiento anual con los aceites y barnices adecuados. Para ello existen diferentes tipos de aceites o barnices, con los que se puede mantener el mismo color o incluso añadir acabados diferentes al existente. El número de veces que se le deberá realizar el mantenimiento dependerá de la intensidad del sol y también de cómo nos guste el acabado de la fibra o la madera.

Si os gusta mucho el estilo de este tipo de muebles naturales pero no el mantenimiento que conlleva, en el mercado podemos encontrar las alternativas sintéticas a estos muebles. Los acabados son muy parecidos a los muebles de material natural.

Muebles de fibra o madera sintética, plástico y aluminio

Los muebles de material sintético, plástico y aluminio son siempre una muy buena opción para el exterior. La apariencia de este tipo de muebles ha ido mejorando significativamente a lo largo de los años y esto, unido a que prácticamente no requieren de mantenimiento recurrente, ha hecho crecer su popularidad y ganar adeptos.

Particularmente, los muebles de plástico son resistentes a cambios de temperatura e inclemencias meteorológicas, aunque en función de la calidad del material y las horas de exposición solar, pueden perder un poco de color a lo largo del tiempo. Por otro lado, los muebles de aluminio son los más utilizados en terrazas o jardines y los principales motivos de su popularidad son, básicamente, que no requieren ningún tipo de mantenimiento y que también son altamente resistentes a cambios de temperatura.

De todas formas, aunque estos muebles no requieran de un mantenimiento recurrente, nuestra recomendación es que, o bien los situemos también en zonas techadas o ligeramente expuestas al sol, o bien utilicemos fundas protectoras. Así lograremos extender la vida útil del mueble.

Consejos básicos para proteger los muebles de exterior

Ya sean muebles de material natural o de material sintético, la conclusión es que tenemos diversas alternativas útiles para lograr que los muebles de exterior mantengan los colores y el estado del material durante un mayor período de tiempo. A continuación te mostramos resumidos los consejos recogidos a lo largo de este artículo, esperamos que os sean útiles.

a) En la medida de lo posible, colocar el mueble en la zona de porche o en zona de pérgola. Si no es posible, intentar colocarlo en una zona donde la exposición solar sea menor.

b) Utilizar fundas de exterior y cubrir los muebles en épocas donde el uso de la zona exterior es nulo o muy reducido.

c) En el caso de los muebles naturales, aplicar el correspondiente aceite y barniz de forma periódica para mantener sus propiedades.

Y tú, ¿necesitas asesoramiento para tus muebles de exterior? Para cualquier consulta puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este link:

Contacto