Skip to main content

Segundo artículo que escribimos relacionado con el diseño de exteriores de áreas de juego infantiles. En el primer artículo, titulado El diseño de la zona exterior de una escuela infantil, hablamos sobre los puntos principales a tener en cuenta en una zona de juego infantil y las áreas más comunes que podemos encontrar. En este caso, hemos querido profundizar en los diferentes tipos de suelos que podemos encontrar en un área de juego infantil en el exterior y las particularidades de cada uno.

A la hora de realizar esta elección, deberemos tener en cuenta que se trata de una zona de juego en la que los niños corren y se caen habitualmente. Por lo que debe ser un suelo con unas particularidades específicas. Debe ser cómodo, firme sin ser duro y resistente.

Aspectos a tener en cuenta

En primer lugar, deberemos tener en cuenta el tipo de zona que vamos a abarcar y el uso que le vamos a dar. Entre estas destacan las áreas sensoriales, las áreas de columpios y toboganes, las áreas de areneros, las áreas para escalar o trepar o las áreas diáfanas para correr.

En este caso, centrándonos particularmente en un suelo para una zona de juego para niños, la pisada debe ser cómoda y tener una caída suave. Esta comodidad tiene relación con la rigidez de pisada, es decir, que no se hundan los pies de los niños al pisar y puedan correr y jugar sin obstáculos, pero sin renunciar a cierta blandura de la superficie que no dañe a los niños en caso de caída.

La durabilidad del material también es importante. Debe ser un material capaz de soportar pisadas y golpes constantemente.

Materiales habituales en el suelo de un área de juego exterior

Los tres tipos de materiales más utilizados en un área exterior de juego infantil son el césped artificial, la arena y el caucho.

Césped artificial

El artículo Elegir el césped artificial con niños y mascotas detalla los puntos principales a tener en cuenta a la hora de elegir el césped artificial para niños y las propiedades idóneas que debe tener.

Dependiendo del tipo y la altura del hilo, el césped será más o menos cómodo para los niños. Para una zona de juego, debemos elegir un césped de calidad y con una altura de unos 25mm o máximo 30mm, dado que una altura mayor provocaría demasiado hundimiento de la pisada e incomodidad al realizar los movimientos.

Si no escogemos un buen césped, los problemas que podemos encontrarnos son:

  • Un césped cuyo pelo no esté bien cosido a la base y se suelte al estirarlo.
  • Sobrecalentamiento y sensación de quemazón al pisar.
  • Sensación de pinchazo al pisar.
Arena

Aunque cada vez menos, es bastante común todavía encontrar una zona de juego infantil con arena como suelo. El problema de la arena es que provoca una pisada uniforme e inestable del niño, y resulta demasiado blanda para poder correr correctamente.

La arena puede ser interesante para zonas concretas destinadas a juegos específicos. Por ejemplo, una pequeña zona de trepar para niños, en la que sabemos que no va a haber tránsito recurrente, y en la que el objetivo principal que buscamos es una caída del niño lo más blanda posible.

A la hora de llover, la uniformidad de la arena provoca que se formen charcos y que la zona quede inutilizada durante un tiempo.

Caucho

Actualmente, es la opción más popular y que mejor se adapta a todas las propiedades que buscamos en un suelo para área infantil. Se trata de una superficie rígida y firme, pero a la vez blanda. Lo que permite al niño o niña tener una pisada perfecta, sin ningún tipo de hundimiento, y a la vez amortiguar cualquier caída.

Además, es un material que drena bien el agua y no crea charcos cuando llueve. Por lo tanto permite un secado rápido de la superficie.

—–

Existen varias opciones de suelo para una zona exterior de juego infantil. Si buscas asesoramiento, Magnolia Exterior es una empresa dedicada al diseño y ejecución de obras en terrazas y jardines. Te puedes poner en contacto con nosotros a través del siguiente formulario:

Contacto